Isofill

TODO LO QUE NO SABÍAS ACERCA DEL POLIESTIRENO EXPANDIDO

By GR.admin
In April 21, 2015

Desde hace más de 50 años, la primera aplicación en el mundo del Poliestireno Expandido es en el área de la CONSTRUCCIÓN.

Siendo un material increíblemente versátil, el Poliestireno Expandido (EPS) se ha convertido en los últimos años en pionero para la fabricación de innumerables sistemas constructivos gracias a su poco peso, su alta resistencia a la compresión, sus grandes beneficios como aislante térmico y acústico y su muy bajo impacto sobre el medio ambiente.

Para la construcción, resulta un material económico gracias a la rapidez que brinda en el tiempo de ejecución de obras y su poco peso y alta resistencia a la compresión, disminuyen considerablemente el requerimiento de refuerzos estructurales en acero lo cual, se convierte además en un importante ahorro económico para la obra terminada.

Los sistemas constructivos con base a Poliestireno Expandido (EPS), son simplemente sustitutos de los existentes para construcción tradicional, no requiriéndose conocimientos previos ni personal especializado para su instalación. Sistemas constructivos como los empleados por Grupo Isotex, son de los más avanzados del mundo y los más sencillos para instalar.

La principal ventaja del Poliestireno Expandido (EPS) es ser un excelente elemento para aislamiento térmico. A pesar que existen materiales como el Poliuretano cuya propiedad aislante es mejor que la del Poliestireno pudiendo trabajar a menores espesores para conseguir los mismos resultados, el Poliestireno Expandido es inmejorablemente superior al ser no sólo más económico, sino que presenta la gran ventaja frente a este rival de ser menos contaminante y no biodegradarse. Por otra parte, el Poliestireno Expandido posee menor carga tóxica que este material al entrar en contacto con la llama y los aditivos retardantes a la llama que posee desde la producción de la materia prima, le proporcionan una ventaja adicional al ser auto-extinguibles (Poliestireno Expandido clase M1). Para evitar el contacto directo con la llama, se recurre a técnicas de revestimientos tradicionales con morteros de concreto.

Las materias primas que componen el Poliestireno Expandido, son polímeros y copolímeros del estireno, que contienen una mezcla de hidrocarburos de bajo punto de ebullición como agente de expansión.

Al ser expuestos a temperaturas superiores a 100ºC, los productos de Poliestireno Expandido, se reblandecen lentamente y se contraen, si la temperatura sigue aumentando, se funden. Si la exposición a estas temperaturas persiste, el material fundido emite unos productos de descomposición de tipo gaseoso e inflamable. En ausencia de un foco de ignición, los productos de descomposición térmica no se inflaman hasta alcanzar temperaturas del orden de los 400 – 500 ºC.

Existen diferentes tipos de materia prima utilizadas en la fabricación de Poliestireno Expandido, con sus propiedades específicas, que son las que determinan el desarrollo, la amplitud, la intensidad y duración del incendio. Todo esto determina que el EPS se pueda clasificar según dos grupos: el de tipo estándar (M4) y el autoextinguible (M1).

Un material de tipo M1 autoextinguible, si hablamos del Poliestireno Expandido, es aquel que está tratando con productos ignifugantes, y que si se expone a una llama, en principio se contrae. Solamente arderá si la exposición a la llama se prolonga y la forma de propagación de la llama se produce a una velocidad muy baja y sólo en la superficie del material. Un material M4 hablamos de materiales combustibles y fácilmente inflamables, donde el material experimenta un alto índice de combustibilidad y emite gases que, con una alta probabilidad, causan que el material arda. Para calibrar las diferentes situaciones de riesgo ante los incendios que comporta el uso del Poliestireno Expandido, deben tenerse en cuenta factores derivados de sus contenido, forma y entorno. Así, se puede alterar este comportamiento y hacerlo más favorable aplicando recubrimientos y revestimientos. Esto en el caso de aplicaciones en el mundo de la construcción, es un hecho y todas las materias primas que adquiere Grupo Isotex y sus empresas filiales, son exclusivamente de tipo M1 o autoextinguibles.

El Poliestireno Expandido es imputrescible, no enmohece y no se descompone, debido a que no constituye substrato nutritivo alguno para los microorganismos. Aunque el EPS no sea un material biológicamente atacable, en presencia de mucha suciedad el Poliestireno Expandido puede hacer de portador de microorganismos, sin participar en el proceso biológico. Tampoco se ve atacado por las bacterias del suelo. Los productos EPS cumplen con las exigencias sanitarias y de seguridad e higiene establecida, cualidad por la que pueden utilizarse con total seguridad en la fabricación de artículos de embalaje destinados al contacto alimenticio. En cuanto al efecto a consecuencia de las temperaturas, mantiene las dimensiones estables hasta los 85 ºC y no produce descomposición ni formación de gases nocivos.

Tanto en Europa como en América, cada día pueden apreciarse cada vez más construcciones realizadas con Poliestireno Expandido, dado a la necesidad que existe de disminuir los costos de construcción y construir edificaciones resistentes que puedan proveer de aislamiento térmico para cualquiera que sea el caso del clima (tanto frío como calor) convirtiéndose en calidad de vida para quienes habitan la vivienda o edificación y disminuyendo a su vez los costos que se generan por concepto de calefacción o enfriamiento. Una vivienda térmicamente aislada, pudiera requerir solo el 40% de la unidad de enfriamiento o calefacción que se destina a una edificación tradicional.

La utilización del EPS como aislamiento térmico en la construcción supone un ahorro importantísimo de energía en la climatización de edificios y una drástica disminución de emisiones contaminantes (CO2 y SO2), contribuyendo de esta forma a paliar el “Efecto Invernadero” y la “Lluvia Ácida”.

El EPS es 100% reciclable y existen numerosas aplicaciones para los materiales recuperados; por otra parte, la fabricación y utilización del EPS no supone ningún riesgo para la salud de las personas ni para el medio ambiente; el EPS no daña la capa de ozono al no utilizar, ni haber utilizado nunca, en sus procesos de fabricación gases de la familia de los CFCs, HCFCs, ni ningún otro compuesto organoclorado.

Los productos de EPS encierran una alto potencial calorífico (1 Kg de EPS equivale a 1,3 litros de combustible líquido), lo que le convierte en un material idóneo para la recuperación energética. Por ser insoluble en agua, el EPS no emite sustancias hidrosolubles que puedan contaminar las aguas subterráneas.

Existen, principalmente, tres opciones para el aprovechamiento del EPS una vez acabada su función para la que fue creado:  El Poliestireno Expandido (EPS) puede reciclarse mecánicamente a través de diferentes formas y para diversas aplicaciones, puede molerse, reciclarse y convertirse nuevamente en otros productos (tal es el caso del ISOFILL®), al triturarse también puede utilizarse para bonificación de los suelos, favoreciendo la oxigenación de los cultivos y  tras su molido a diferentes granulometrías, se mezclan con otros materiales de construcción para fabricar ladrillos ligeros y porosos, morteros y enlucidos aislantes, hormigones ligeros, etc.